La práctica con los huevos medicinales

 
Texto: Xènia Ros

Huevos medicinales de cuarzo rosa

Huevos de cuarzo rosa. Foto de Kirsti Abernethy

 

Introducción

Mujeres de diferentes partes del mundo han utilizado los huevos medicinales vaginales desde tiempos ancestrales, para cuidar de su salud, conectar con la sexualidad sagrada, sanar las memorias de sus órganos sexuales y cultivar el crecimiento espiritual (armonizando cuerpo, corazón y espíritu).

A través de los huevos medicina (de jade, cuarzo rosa o obsidiana) podemos tomar más consciencia de nuestros músculos perineales y del canal vaginal, además de tonificar y limpiar energéticamente nuestro útero.  La relación que cada mujer establece con su huevo medicina es única, dependiendo del momento vital y de sus necesidades. En la menopausia ayuda a mantener la elasticidad de los tejidos y una mayor lubricación.

El huevo medicinal, en general nos aporta mayor sensibilidad en nuestros órganos femeninos (“tesoros femeninos” como los llaman los taoístas) y enriquece la capacidad orgásmica además de despertar la sensualidad y creatividad.

 

Diferencia entre los huevos de Jade, Cuarzo Rosa y Obsidiana

Al ser piedras preciosas de la Madre Tierra con cualidades diferentes, escoger uno u otro  dependerá de la intención de tu práctica.

El Jade es considerado en China un símbolo de longevidad, abundancia y crecimiento espiritual. Equilibra el Yin y el Yang en el organismo y calma el sistema nervioso, además de armonizar las funciones de la sangre en la mujer. Beneficia también al corazón física y espiritualmente. El uso del jade nos llega de la tradición de las mujeres taoístas.

El Cuarzo Rosa abre el corazón a la sanación profunda. Genera paz y te conecta con la esencia del amor hacia ti y el mundo. Aporta claridad emocional y confianza. Potencia la fertilidad y creatividad.

La Obsidiana es una piedra negra, volcánica, que refleja nuestras sombras y nos facilita la comunicación con nuestro inconsciente. Nos abre a la intuición y es muy magnética. Puede absorber toxinas físicas o emocionales que haya acumulado el útero y las limpia hasta el punto de recomendarse para tratar miomas, endometrosis o heridas en las relaciones. El uso de la obsidiana nos llega principalmente de las mujeres mejicanas.

 

¿Cómo limpiar y cargar tu huevo energéticamente?

La primera vez que lo uses, debes hervir el huevo durante 5 minutos: Íntrodúcelo en el agua fría, llévalo a ebullición a fuego suave y luego déjalo enfriar en el agua.

Las siguientes veces que lo utilices bastará con que lo dejes bajo el chorro de agua fría con la intención de limpiarlo energéticamente, y una vez a la semana puedes limpiarlo más profundamente, dejándolo en una infusión de salvia por la noche o en agua con un poquito de sal. Si lo notas muy cargado también puedes enterrarlo en la tierra durante la noche.

Para cargarlo puedes ponerlo al sol para “Yanguinizarlo” o bajo la influencia de la Luna para “Yinguinizarlo”. Además es muy importante conectar con la intención de tus meditaciones y la conexión con el corazón antes de la práctica.

Si el huevo tiene agujero y utilizas el hilo dental para atarlo, cambia el hilo cada vez.

 

Ejercicio  básico con el huevo medicina

Para empezar, busca un lugar tranquilo y agradable para ti, tómate un rato para serenar tu mente: pueden ayudarte los sonidos curativos o algún otro ejercicio de limpieza.

Si estás tumbada, siente la atracción de la Tierra y siéntete acogida en “sus brazos”; respira conscientemente y mientras vas soltando cualquier tensión que notes… aprovecha el suspiro o el sonido “haaa” para relajarte.

Nota cómo estás en tu boca y mueve la lengua suavemente por dentro, descubriendo el sabor de tu saliva y creando más humedad…Observa si tu vagina también responde a esta invitación de lubricar. Cuando tragues tu saliva, siente que es un elixir que nutre todos tus órganos.

Preparación y masajes

Para empezar, préparate haciéndote un masaje en los pechos. Con ello activarás todo tu sistema hormonal y la apertura de tu corazón.

Cuando notes el calor llegando a tu corazón puedes coger el huevo y ponerlo reposando en “la cavidad el aliento o la puerta de la sinceridad”: (17 VC o Tan Zhong). Allí, el huevo se irá cargando de tu energía amorosa y de tu sonrisa interior.

A tu ritmo ves acompañando el huevo a través de la línea central de tu cuerpo (meridiano de Vaso Concepción) hacia tu pubis. Puedes utilizar tu respiración,  al espirar, para ir relacionando tu corazón con tu útero y riñones.

Cuando llegues al pubis también también masajear tu vientre y Monte de Venus para que toda la zona esté más receptiva (si te apetece, también puedes hacer la respiración ovárica en este momento). Cuando estés preparada,  baja hasta el portal de Jade (entrada de la vulva)  deja una mano en tu corazón y la otra en reposo sobre la entrada escuchando, sintiendo cómo está tu puerta (la puerta de tu Templo sagrado).

Sólo si te apetece lleva el huevo a la entrada y juega con él acariciando tus labios para lubricar y conectar con el deseo de introducirlo. Puedes utilizar tu propia saliva o aceite si lo necesitas. Puedes probar primero con los dedos y luego con el huevo. Nunca fuerces el introducirlo.

En tu interior

Una vez dentro puedes moverlo con la musculatura interior de tu vulva, haciéndolo ascender al inspirar y soltándolo al espirar. Observa las sensaciones y disfruta.

Si hay dolor, respira profundamente para notar si cede, y si el dolor persiste, sácalo y prueba tu huevo otro día. El autorespeto es esencial. Escucha tu intuición y tu mujer sabia interior.

Si te sientes segura de poder retener el huevo, puedes ponerte de pie en la posición de “la amazona” (pies paralelos, con una separación algo más ancha que las caderas) y seguir experimentando con los movimientos del huevo y tu pelvis. Siempre conectada a tu respiración, Corazón–Útero y sonrisa interior.

Cierre

Tanto si estas estirada cómo si estas de pie, cuando quieras finalizar la práctica ves recogiendo tus manos, tu mirada interior y tu energía hacia tu ombligo. En este momento es importante hacer circular la energía por la órbita micro-cósmica al menos tres veces para armonizar y repartir la energía.

Acabas en tu ombligo y te das un masaje circular, 3, 6, 9 o 36 veces en sentido contrario a las agujas del reloj, y 3, 6, 9 o 24 veces en el mismo sentido que las agujas del reloj, entras en un reposo total. Entras en la integración sin ningún esfuerzo, el en Yin puro donde todo se regenera.

Al sacar el huevo hazlo suavemente y agradécele el trabajo con todo tu amor.

Sacarlo es un momento ideal para acompañarlo con un ritual.

Contraindicaciones físicas

No hagas esta práctica si estás menstruando, durante el embarazo, si eres menor de 18 años o después de una operación.

 

Plano psico-emocional y energético

Mi experiencia de más de 10 años acompañando a mujeres en la práctica de los huevos medicina me lleva a recomendar que antes de utilizarlos se haga un trabajo personalizado o en grupo con una instructora o profesora de Qi Gong para conocer mejor el sistema y sobre todo vivenciarlo en el cuerpo de manera acompañada.

Leer únicamente un texto o un libro no es suficiente.

El trabajo con los huevos medicina llega muy profundamente en el plano psico-emocional y energético y debe ser tratado con el mimo y respeto de lo que esta práctica ancestral nos aporta.

 
Bibliografía:
  • Alquimia femenina de Catherine Despeux
  • El Tao de la mujer de Maitreyi Pionte
  • Cultivando al energía sexual femenina de Mantak Chia y Maneewan Chia

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies