home page

El Tao nunca actúa; y, aún así, nada queda por hacer. Tao Te Ching, XXXVII